toldos-madrid-pergolas

Veranda en kit o a medida

Para la ampliación de su casa, puede elegir entre una veranda en kit o a medida, en función de sus necesidades y posibilidades. Luz, una hermosa vista del exterior, una habitación extra, estas son las ventajas que se obtienen al optar por una ampliación de la veranda, y esto por un precio asequible.

Kit veranda: ventajas e inconvenientes

La ventaja de una veranda en kit es que facilita la vida del propietario, ya sea de aluminio o de PVC. Por supuesto, es posible montarlo uno mismo siguiendo las instrucciones del fabricante en vídeo o unas sencillas instrucciones en papel. Pero si no es un buen manitas, es mejor recurrir a los servicios de un profesional. También es resistente y fácil de mantener, y algunos vendedores incluso ofrecen una garantía de varios años o incluso de 10. Un invernadero en kit puede personalizarse a su gusto y puede elegir entre una amplia gama de acabados. Pero la disposición de una veranda depende en gran medida de la disposición de su casa principal. Por lo tanto, no siempre es fácil encontrar una veranda en kit que se adapte perfectamente a su situación.

Conservatorios a medida: ventajas e inconvenientes

Antes de elegir un invernadero a medida, debe saber que existen varios tipos en función de los materiales utilizados: invernaderos de madera, aluminio, acero y PVC. Esto significa que hay muchas opciones para elegir, según el estilo, la forma y el color del proyecto, incluso complejas. Para la construcción de una veranda, es imprescindible recurrir a los servicios de profesionales y elegir un experto hábil, serio y reputado por su trabajo bien hecho con experiencia y cualificación: un verandalista, un constructor industrial o un carpintero.

Comparación de precios entre una veranda en kit y una veranda a medida

Una veranda en kit cuesta menos que una hecha a medida. Una veranda en kit puede ser montada por el propio comprador, el uso de un profesional es sólo opcional. De ahí la diferencia de precio entre estos dos tipos de veranda. Por ejemplo: una pequeña veranda de 10 m2 en kit cuesta unos 2.500 euros, y para las de 20 a 25 m2 el precio puede llegar a los 7.000 euros. Estos precios son para verandas pre montadas en forma de kit que son montadas por el propio propietario. Pero en los casos en los que se requiere el servicio de un profesional para montar la veranda, estos servicios cuestan entre 300 y 400 euros o entre 30 y 40 euros por m2. El precio de una veranda a medida es difícil de establecer con exactitud, puede multiplicarse entre 10 y 15 veces según el material y las opciones, por ejemplo el precio puede variar entre 1200 y 2800 euros por metro cuadrado para una veranda de madera o aluminio.

Salir de la versión móvil